Nueva York festejó la muerte de Osama bin Laden; cientos salieron a celebrar a las calles

Nueva York festejó la muerte de Osama bin Laden

Centenares de personas se concentraban de forma espontánea en Times Square y en la Zona Cero de Manhattan, para celebrar el anuncio sobre la muerte de Osama bin Laden, el organizador de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.



- Getty Images

NUEVA YORK - Centenares de personas el domingo por la madrugada se concentraban de forma espontánea en Times Square y en la Zona Cero de Manhattan, entre ellas miembros del cuerpo de Bomberos de Nueva York, para celebrar la noticia de la muerte de Osama Bin Laden, cerebro de los ataques del 11 de septiembre de 2001.

Decenas de bomberos de la Gran Manzana, uno de los colectivos con más afectados por los atentado contra el World Trade Center, eran vitoreados por los cientos de personas que se agolpaban en la céntrica Times Square de Manhattan, mientras numerosos ciudadanos se reunieron ante el lugar donde se levantaban las Torres Gemelas hasta hace diez años.

En los atentados del 9/11 murieron en Nueva York 2,752 personas, de las que 343 eran bomberos que acudieron tras el impacto de los aviones contra las Torres Gemelas.

Turistas y neoyorquinos se aglomeraron ante las pantallas de la céntrica plaza neoyorquina desde que aparecieron los primeros rumores acerca de la muerte de Bin Laden, y la concentración se hizo más multitudinaria después de que el presidente estadounidense, Barack Obama, lo confirmara oficialmente desde la Casa Blanca.

Con gritos de alegría y vítores, los congregados en Times Square recibieron a los miembros del cuerpo de bomberos que llevaron uno de camiones para celebrar la muerte de Bin Laden hasta la céntrica plaza, en el corazón de Manhattan, antes de seguir en su recorrido hasta la zona cero.

"Es bastante increíble que se haya tardado tanto en conseguir esto. Es una sensación agridulce", reconocía una de las personas reunidas en Times Square al canal local NY1, que también recogió declaraciones de numerosas personas que portaban carteles con la imagen de Bin Laden y la palabra "Dead" (muerto).

Otro de los congregados, uno de los neoyorquinos que vivió aquellos atentados, agradeció "a todas las tropas estadounidenses" el trabajo realizado para que hoy se pudiera anunciar la muerte de Bin Laden.

"Es un gran paso en la dirección correcta. Es una noticia que tenemos celebrar. Ese hombre era una mala persona", decía la misma persona desde Times Square, uno de los lugares que recibe mayor vigilancia desde aquel 11 de septiembre.

Las imágenes de espontaneidad y celebración que se veían en Times Square rememoraban las que hace más de seis décadas ocurrieron en el mismo lugar, cuando los neoyorquinos celebraron allí el fin de la Segunda Guerra Mundial.

En los alrededores de la zona cero de Manhattan, de donde jamás se pudieron recuperar centenares de cadáveres de las personas que murieron en los ataques, se congregaron inicialmente personas en silencio y en su mayoría portando banderas estadounidenses.

Sin embargo, a medida que fueron pasando los minutos, una mayor multitud se fue agrupando en el área, donde se podían ver descorches de botellas y carteles que decían "Obama 1-Osama 0", al tiempo que se gritaba con fuerza "USA, USA".

En una alocución desde la Casa Blanca en torno a las 11:30 p.m. horas locales (03:30 GMT del lunes), Obama informó de que Bin Laden murió en Pakistán en un ataque conducido por "un pequeño grupo" estadounidense, en el que, tras un intercambio de fuego, se hizo con el cuerpo del terrorista.

Nidia Velázquez, congresista estadounidense por Nueva York, aseguró en declaraciones al canal de televisión NY1 que la noticia es "dramática para todos los estadounidenses, pero especialmente para los neoyorquinos" y aseguró que ahora hay que "asegurarse de que esto no vuelve a ocurrir".

"Quiero felicitar a la Administración del presidente Obama por su compromiso y dedicación para finalmente llevar a Osama bin Laden ante la justicia", aseguró el gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie.

El político republicano añadió en un comunicado que "mientras que nuestra lucha contra el terrorismo continúa, el reinado de terror de Osama bin Laden ha llegado a su fin, enviando una señal clara de que, incluso ante el horror inconmensurable, la democracia y la libertad siguen prevaleciendo".